COMPETENCIA

COMPETENCIA

Hay una palabra que oímos muy a menudo  en esta época, es “competencia”. Ahora hay más competencia…tengo que estar alerta a mi competencia. Se oye constantemente en todo tipo de reuniones.

La competencia en los negocios es buena, ayuda a superarnos, a buscar nuevas formulas. Eso me hace pensar. ¿Qué pasa con la competencia a nivel personal…?

Mientras la competencia sea con nosotros mismos es buenísima. Cada día me tengo que superar, cada día tengo que ser mejor. No tengo que dejar que me gane la apatía, la flojera, la indiferencia.

La competencia tiene que ser con nuestros defectos y dificultades, entonces es buena…pero si caemos en el error de competir con los demás, cuanto daño nos podemos hacer.

Nosotros no sabemos que hay dentro del corazón y la mente de los demás. No sabemos cuales son sus motivos y sus circunstancias…así que cuidado, podemos aprender de ellos, pero no competir. La competencia con los demás nos puede ocasionar tener envidia, resentimientos, frustración…y nos aleja de la verdadera meta que somos nosotros mismos.

Concentramos nuestros esfuerzos en tratar de ser como ellos y nos olvidamos de ser nosotros mismos……y solo nosotros podremos lograr ser los mejores.

De esto y más, seguiremos platicando si Dios quiere.

 

María Isabel Rodoreda

Etiquetas: , ,

No hay comentarios todavía.

Deja una respuesta